¿Los mismos candidatos para nuevas elecciones?

candidatos-20D

Este es el seguimiento de los 4 candidatos principales, comparando lo que publiqué de ellos una semana antes de las Elecciones del 20D, con lo ocurrido en las del 26J y con lo que presuntamente puede ocurrir.

MARIANO RAJOY:

Elecciones 20D:

“En definitiva, al pasar por un proceso personal de plenitud, sugiere que Rajoy podría conseguir su éxito al ser el candidato más votado, aunque no obtenga una mayoría absoluta y, quizás, no pierda tantos votos como se espera”.

En el 26J, Rajoy todavía estaba en la etapa de la carta del Mundo, aquella que le indicaba éxito y buenos resultados, con la tozudez de mantener sus criterios. Más o menos, a partir de Octubre de 2016, el Presidente el funciones estará influenciado por la carta del Emperador hasta Septiembre de 2017. Como su nombre indica, su “poder” será relevante en esta etapa de su vida  en la que continuará reafirmándose como figura que quiere dirigir a su partido, con deseos de gobernar y mantenerse firme para conseguir sus objetivos. De ahí que se especule que, en unas terceras elecciones, podría aumentar los votos. 

PEDRO SANCHEZ:

Elecciones 20D:

“De lo dicho se podría deducir que ante las Elecciones el PSOE mantendría el tipo aunque bajara en votos, pero quizás menos de lo previsto en las encuestas, viéndose la figura de Sánchez como más sólida, firme y dar una sensación de confianza de cara al electorado”.

Tanto el 20D como el 26J, Sánchez tenía como influencia la carta del Emperador, que ya se ha comentado algunas características, como la firmeza de mantener el liderazgo tanto del partido como de la candidatura a la presidencia, manteniéndose en no ceder respecto al partido del gobierno en funciones. Aquí, es donde se percibe que dos gallos en un mismo gallinero, no se van a poner de acuerdo. A partir de este mismo mes, empieza a cambiarle su etapa pasando a la influencia del Sumo Sacerdote. No es aquella figura de firmeza y acción como era el poder del Emperador, pero se sentirá con la experiencia suficiente para dar una imagen de estar en un nivel más elevado que su rival directo, con el fin de mostrarse con más sobriedad y tomando decisiones de una forma más objetiva. Eso sí, será necesario que busque, en su entorno, personas que le puedan aconsejarle bien. Incluso, podría mostrar un cierto espíritu de sacrificio para poder mantener la estabilidad y los votos.

ALBERT RIVERA:

Elecciones 20D:

“Las expectativas, como partido nuevo que lidera, le dan una representación importante en votos, sin embargo ante este proceso evolutivo de reestructuración personal podríamos pensar que pueden no ser tan altas. Quizás, tengamos una pequeña sorpresa y ver que Rivera no alcanza el éxito que se prevee, de modo que deba reorganizar algunos puntos de sus propuestas electorales”.

Desde luego, Rivera no pudo ser el partido decisivo, quedándose como cuarta fuerza política sin conseguir suficientes escaños para realizar pactos de gobierno. En ese momento, la Torre se le desmoronó al ver que su intención de ser una segunda o tercera fuerza se le venía abajo. En el 26J, Ciudadanos bajó ligeramente en porcentaje y votos, quedándose nuevamente en cuarta posición, cosa que aún le ha complicado más para formar pactos. Entonces, Rivera terminaba la influencia de la Torre, para poco después empezar la etapa de la Estrella. Esta carta de renovación y de empezar nuevos proyectos, de momento, no ha surgido el efecto deseado. Si bien ha intentado ser más “generoso” para llegar a un acuerdo con Rajoy y desbloquear la situación, no lo ha conseguido. Por tanto, esta influencia le está aportando la parte ingenua de la carta, queriéndose mostrar como una fuerza, como he dicho, renovadora con propuestas diferentes, de ser un candidato que no tiene un pasado oscuro y que puede aportar una visión distinta de la política, en su caso particular. Sin embargo, este ideal y con los cambios que ha realizado para pactar con uno y otro, no le han otorgado mucha confianza del electorado que, en unas nuevas elecciones, si no se define mejor se va a quedar en fuera de juego. Sobre todo si pensamos que la próxima etapa, ya en Junio de 2017 le espera la influencia de la Luna. Así que, cuidado de cómo renueva su partido y criterios porque a medio plazo puede ir en su contra.

PABLO IGLESIAS:

Elecciones 20D:

“El partido de Pablo Iglesias ha pasado por altos y bajos, pero si hacemos caso de lo descrito más arriba podría sugerirnos que tendrá más votos de los esperados. Como la Estrella es una carta de adaptación sería razonable pensar que realizar pactos con algún partido más o menos afín podría resultar bastante fácil”.

En el 20D, Iglesias tenía buenas perspectivas para dar el sorpaso, con la influencia de la Estrella y dar un aire nuevo a la política española. Sin embargo, quedó como tercera fuerza sin conseguir este objetivo. Quizás, a nivel personal notó una mejora general, aunque no en política. Cuando se acercaban las elecciones del 26J, la influencia vino de la mano de la Luna hasta Mayo de 2017. Los resultados, más o menos fueron los mismos, con algo de incremento, pero esta carta no le augura unas circunstancias muy positivas a Iglesias. Parece ser que esta etapa le va a aportar muchas inseguridades, actuaciones poco claras, situaciones engañosas e incluso, un cierto miedo a perder protagonismo dentro de su partido y electorado. Es decir, se le va a complicar la vida. También, debemos tener en cuenta que dentro de Podemos hay un ambiente algo revuelto, así que debería analizar las cosas de una manera más racional y no dejarse llevar por las emociones, cosa que no le haría ningún favor. De cara a unas nuevas elecciones, como he dicho, la cosa se le podría complicar, entrando en una situación más delicada, pudiendo perder votos si no se aclaran las desavenencias dentro del partido. Por tanto, Iglesias tendría un sentimiento de decepción personal.

La tirada sobre elecciones o no:

La primera carta que ha salido no es ni más ni menos que el Diablo, que explicaría el ambiente general que se respira en la actualidad. Por tanto, ya aparecen complicaciones a la hora de llegar a acuerdos. El ambiente está enrarecido, con mucho mar de fondo, originándose situaciones en medio de falsedades y posible juego sucio, lo que impide que haya entendimientos entre las fuerzas políticas o dentro de los propios partidos. 

La tendencia que indican las cartas de cara a unos 3 meses vista, no son precisamente muy alentadoras. Por un lado, tenemos al 8 de Copas que habla de la inquietud en la que se está viviendo este momento y la necesidad de buscar nuevas soluciones al bloqueo existente, aunque no se sepa por donde tirar. Con esta carta se percibe que los obstáculos parecen difíciles de superar, sugiriendo que los partidos deberían mover ficha y moverse, para evitar la incertidumbre de las nuevas elecciones. Sin embargo, vemos más allá la carta del 5 de Espadas que, dadas las circunstancias actuales, ya avisa de nuevas luchas, falta de entendimiento, mucha rivalidad y utilizar un discurso más agresivo y competitivo. Así pues, parece que la tendencia es la de alejarse de los pactos e ir hacia nuevas elecciones. La carta final es el 9 de Copas, una carta de acomodarse a las situaciones, digamos que el pescado ya está vendido y quedan pocos recursos para evitar lo inevitable. La atmósfera es de dejadez, de que cada partido ha hecho lo que creía conveniente respecto a sus propuestas, por lo que sugiere una cierta inmovilidad.

En conclusión, y basándome en la tendencia de las cartas, me inclinaría a pensar que cada uno de los partidos seguirá en su sitio y, si no hay ningún imprevisto que no he visto, lo más probable es que hayan unas terceras elecciones. El tema es muy complicado con muchos factores en juego que, incluso, se pueden manejar bajo mano, así es que insisto en que describo la tendencia. Ya se verá…

by  https://carmetarot.wordpress.com

%d bloggers like this: