FC Barcelona: Etapa Luís Enrique

Luis-Enrique-en-el-banquillo-d_54407148346_54115221154_600_396

 

Luís Enrique, el asturiano que dejó un grato recuerdo dentro del barcelonismo en su etapa como jugador, vuelve al Camp Nou para dirigir el equipo. Así puede desarrollarse su primer año como entrenador, según las cartas.

Partiendo de un primer periodo de tensión, como es lógico, al hacerse cargo de un equipo de gran nivel para poner en marcha su proyecto (Diablo), irá tomando el mando y conseguirá su reconocimiento. Su actitud para dirigir a sus jugadores será metódica, mostrando solidez y exigencia a fin de conseguir una estabilidad y un trabajo bien realizado (Reina de Oros). Parece que no lo tendrá fácil y deberá gestionar las dificultades que puedan surgir, de una forma enérgica y con el suficiente tacto para tratar todos los tipos de caracteres que hay en un vestuario. Pondrá toda su implicación e intentará aplicar un trabajo físico (Fuerza). Este trabajo diario con sus jugadores puede ponerle en una situación de dudas relacionadas con algunos miembros del equipo, con lo cual deberá tomar decisiones respecto a su rendimiento y su participación en los partidos hasta que estén en óptimas condiciones (Enamorados). Esto le supondrá momentos de sentirse con demasiada carga y algo de estrés, al querer solucionar todos los problemas pues sabe lo que quiere y querrá llevarlo a cabo con mucho trabajo y planificación (10 de Bastos).

Por parte del equipo en general, en principio aceptarán la manera de trabajar de su entrenador, implicándose con el proyecto y realizando el suficiente sacrificio para amoldarse a sus criterios y preparación física, aunque les pueda suponer algo de agobio (Reina de Copas). Es cierto que pueden pasar por un periodo de confusión, de no tener las ideas muy claras a la hora de plasmarlo en el terreno de juego, provocando indecisiones y dudas en su posicionamiento estratégico (Luna). Su evolución deriva hacia una actitud más ambiciosa y exigente, pero a la vez más contundente y falta de flexibilidad que puede suponer algún pequeño conflicto con el carácter de su entrenador. Eso no quita que a medida que avance la temporada, esta mentalidad más ambiciosa, como he dicho, pueda dar mejores resultados de lo que se espera a priori cuando se renueva una plantilla.

Su proyección profesional respecto a su labor en el club se percibe exitosa en un principio, en el sentido que será aceptado y tendrá la absoluta confianza tanto de los seguidores como de la directiva, pero puede tener un periodo de críticas que cuestionen sus resultados. Más adelante, parece que las cosas se calman y podrá controlar esta situación, por su carácter fuerte defendiendo su proyecto y demostrando que va por buen camino.

Las cartas le aconsejan que sea capaz de replantear sus estrategias y trabajo, en general, si es necesario y no permanecer inflexible. También, que su comunicación sea más empática pues puede resultar algo brusca y seca en algunos momentos de su etapa.

by  https://carmetarot.wordpress.com

 

 

 

%d bloggers like this: